Gestión de la agricultura familiar bajo riego en tiempos del Covid-19 en Bolivia, con el apoyo de Fundación Social Universal: Como en tantos otros puntos del planeta, también en Bolivia se declaró el estado de emergencia sanitaria para evitar la propagación del Covid-19. Entre el 15 al 30 de marzo se decretó la cuarentena en su territorio y durante todo el mes de abril la cuarentena total y la paralización de todos las actividades.

En este escenario de confinamiento y aislamiento social, las actividades previstas en nuestro proyecto financiado por la Diputación de Córdoba para favorecer la gestión de una agricultura familiar bajo riego desde prácticas favorables al medio ambiente con protagonismo de mujeres y jóvenes en comunidades indígenas del Municipio de Tomina, se restringió en gran medida a tareas administrativas y técnicas de gabinete por teletrabajo, debiéndose aplazar las actividades de campo, principalmente lo que concierne las capacitaciones por requerir la aglomeración de productores de diferentes comunidades en un mismo espacio.

Destacar que durante los primeros cuatro meses de ejecución del proyecto, con anterioridad a la propagación del virus y la declaración del estado de emergencia nacional, se pudieron desarrollar con normalidad las actividades programadas desde noviembre de 2019. Así, hasta finales de abril, 122 familias indígenas productoras (40 lideradas por mujeres), pertenecientes a cinco comunidades del municipio de Tomina, diversifican e incrementan la producción hortofrutícola bajo riego, utilizando tecnologías agroecológicas para la mejora de los ingresos económicos y la seguridad alimentaria (54 de hortalizas, 48 de frutales y 20 de especies). Los huertos escolares se implementaron en los primeros meses, también se implantaron los huertos frutícolas de durazno y manzana en las tres escuelas y los 78 sistemas de riego tecnificados previstos, aplicando la metodología de la auto construcción asistida.

En estas primeras semanas, el equipo técnico responsable del proyecto, haciendo uso de las herramientas tecnológicas disponibles, pudo avanzar labores más puramente administrativas como la elaboración de informes y programaciones de actividades, la revisión de documentos de apoyo a la ejecución del proyecto, como los procesos de adquisiciones, la coordinación con autoridades y la determinación de metodologías y acciones que no se ejecutarían y aquellas que podrían quedar en suspenso o la valoración del efecto la pandemia en los logros de los objetivos planteados.

No obstante, a partir del 16 de marzo con autorización de circulación regional para nuestro técnico de campo, en cumplimiento a los resultados, metas y objetivos del proyecto que se encuentra en ejecución desde el mes de noviembre de 2019, se produjeron avances en la parte productiva aunque de una manera restringida y cuidando todas las medidas de seguridad. En este período se realizó la preparación de camas almacigueras y el propio almaciego de la cebolla como parte de la segunda campaña agrícola para el periodo de invierno con 18 familias de las comunidades de Arquillos y Thuru Mayu, la segunda etapa de la siembra de la zanahoria en 10 familias de la comunidad de Thuru Mayu, la instalación de sistemas de riego por aspersión en cultivos de cebolla y zanahoria en 15 familias en las comunidades de Arquillos, Otorongo y Thuru Mayu y la implementación de cabezales de fertiriego en huertos frutales de durazno y manzana en 5 familias de las comunidades de las comunidades Pampas Abajo y Quirusillas.

En cada una de las parcelas beneficiarias de cada comunidad se está ofreciendo asistencia técnica personal en este periodo de cuarentena, conjuntamente con otras actividades para asegurar la producción y los respectivos rendimientos de las hortalizas y frutales, como por ejemplo el apoyo en aspectos técnicos y organizativos tales como riego, manejo de plantas, elaboración de fertilizantes orgánicos, tratamientos fitosanitarios y otras actividades que se realizaron de manera precavida cumpliendo con las normas de bioseguridad recomendadas para esta pandemia. Las herramientas y materiales para las labores culturales del campo fueron entregados a cada familia de manera que estos productores de alimentos no tengan ninguna dificultad en la producción hasta que pase la cuarentena.

Durante esta ampliación de la cuarentena, siempre guardando las debidas medidas de seguridad y protección personal, se proseguirá la instalación de los sistemas de riego tecnificado según la necesidad de cada cultivo, constituyendo una actividad prioritaria debido a la fuerte sequía que está afectando a los cultivos en esta zona, resultando muy necesario optimizar el riego del poco recurso de agua disponible.

En el caso del cultivo del orégano, en coordinación con la Unidad de Especias y Condimentos (UNEC), en las comunidades de Thuru Muyu y Otorongo se realizó el levantamiento de las listas de nuevas familias y la medición de la dimensión exacta donde se establecerán las nuevas parcelas productivas de orégano para cuantificar la cantidad de plantines necesarios para cada parcela. Estas parcelas serán trasplantadas en las próximas semanas en cuanto se relajen las medidas de aislamiento de esta epidemia.

Otras actividades previstas como la siembra de hortalizas en los huertos instalados en los tres centros educativos han quedado suspendidas temporalmente en tanto se normalice la gestión académica bajo la misma metodología planteada. En relación a la capacitación a productores y escuelas en Educación Alimentaria Nutricional y buenas prácticas alimentarias, previstas a desarrollar en talleres teórico- práctico en las comunidades, cuyo nivel de avance es del 50%, se ha previsto realizar solo a las unidades educativas fusionándolo con la implementación del huerto escolar. En cambio otras actividades como la asistencia técnica y capacitación a los agricultores a través de Escuelas de campo o la asistencia y capacitación en riego y mantenimiento desarrolladas en cada una de las obras instaladas, también a mitad de cumplimiento de meta, se ha replanteado realizar de manera más personalizada de técnico a cada productor.

La pandemia también podrá tener efectos en la continuidad de algunas actividades previstas como la asistencia técnica a asociaciones de regantes en cinco comunidades del municipio de Tomina o el intercambio de experiencias a zonas potenciales en tecnificación de riego tecnificado y tradicional. Finalmente, la totalidad de las actividades previstas realizar durante el segundo semestre del componente de fortalecimiento del posicionamiento económico de las familias en los procesos de comercialización de frutas y hortalizas, quedan condicionadas a la situación de la pandemia para esa fecha, si bien se prevé la necesidad de cambiar la estrategia y mejorar los niveles de bioseguridad al momento de su ejecución. Por el momento se puede resaltar la elaboración del primer borrador de propuesta de normativas sobre apoyo y promoción productiva para mujeres y jóvenes.

Los saldos del presupuesto generados por la reformulación de algunas actividades y la suspensión de eventos y reuniones de capacitación se prevén destinar a reforzar otras actividades más estratégicas en estos momentos como la siembra de cultivos anuales de hortalizas y las plantaciones de frutales con objeto de contribuir a la seguridad alimentaria de estas familias y la generación de unos ingresos económicos para el sustento familiar en estos tiempos de crisis.

http://www.fundacionsocialuniversal.org/gestion-de-la-agricultura-familiar-bajo-riego-en-tiempos-del-covid-19-en-bolivia/